Nuestro cielo

El clima que se vive en el Hostel

Durante la mayor parte del año, encontrarás espacios tranquilos y silencio en las horas de descanso. Esto se debe al tipo de viajeros que nos visita y a que todos respetamos las Normas de Convivencia Justa.

Si bien el Hostel es un lugar dinámico y en movimiento permanente, siempre privilegiamos la armonía y calidez de un entorno relajado.

Si llegas con la primavera, (fines de septiembre-octubre), seguramente durante algunas noches el ritmo tranquilo del Hostel se vea un tanto alterado debido a las tertulias culturales que organiza la sala Violeta Parra, donde viajeros y locales son invitados a participar.

Si llegas en verano, (enero-febrero), prepárate para disfrutar de la Fiesta Internacional del Chamamé, nuestra música folcórica litoraleña; y de los divertidos Carnavales Correntinos. Las playas de la ciudad y las lagunas que nos rodean, refrescarán las calurosas siestas.

Ten en cuenta que…

No somos un Hostel festivo ni ofrecemos servicio de animación puertas adentro. Si estás en busca de ese tipo de alojamiento, el Hostel Bienvenida Golondrina no será la elección adecuada.

Los espacios compartidos sólo pueden utilizarse hasta una determinada hora de la noche.

Puertas adentro podrás leer un buen libro de nuestra biblioteca Don Edmundo, preparar una sabrosa cena, mirar una película, tocar la guitarra, usar la mesa de juegos o estudiar en la mesa de estudio compartida. Hay horarios para que todos puedan disfrutar de los espacios, momentos más silenciosos y momentos más encendidos.

Puertas afuera podrás continuar la fiesta disfrutando de la noche Correntina en plenitud, te aconsejaremos dónde ir y qué hacer.

Perfil de los viajeros que nos visitan

El Hostel Bienvenida Golondrina fue creado para albergar en esta ciudad, a los viajeros del mundo, de las artes, la música y la vida universitaria con ganas de encontrarse para compartir y descansar.

Una particularidad que nos caracteriza desde que abrimos las puertas, es que somos un Hostel “sin edad”. Si bien la mayoría de nuestros pasajeros rondan los 25-35 años, recibimos viajeros de todas las edades que conviven y disfrutan de su estadía fraternalmente.

Abiertos a la diversidad, también nos gusta pensarnos como un pequeño mundo sin límites geográficos ni fronteras culturales.